sábado, 20 de noviembre de 2010

Manejo constructivo de conflictos

Los conflictos son fenómenos muy normales en nuestra vida, cuando varias personas forman parte de una actividad, es casi inevitable que surjan diferentes  opiniones, necesidades, intereses o valoraciones.


para empezar  daremos definición al conflicto:


"El conflicto es una tensión que surge en cuando aspiraciones, metas, valores, opiniones e intereses, etc., de dos o más personas o grupos, se contraponen o se excluyen entre si .
El conflicto tiene diferentes fases, tipos y ocurre también por diferentes motivos.




El conflicto tiene diferentes fases:





El conflicto es  originado  por diferentes situaciones:




Problemas de información
Un conflicto puede ocurrir a raíz de la falta de información o de la mala información. Así como también po visiones diferentes sobre qué información es relevante, la interpretación de la información y cómo es realizada la evaluación.
Ejemplo:
insuficiente información técnica en un distrito municipal sobre las posibilidades de tratamiento de los desechos líquidos o desagües sanitarios de los hogares.

Problemas de relación
Un conflicto puede ocurrir a partir de emociones fuertes, de estereotipos, de mala comunicación y de Comportamientos negativos repetitivos. Es un tipo de conflicto que hecha leña a las disputas y puede promover un conflicto destructivo a partir de las relaciones.
Ejemplo:
 Maltrato verbal de un poblador a un técnico forestal - o viceversa – que causa la poca o ninguna atención a las solicitudes relacionadas a la explotación forestal en una cuenca hidrográfica.

Diferencias de valores
Un conflicto puede surgir sobre diferencias de valores, ideológicas o diferentes estándares de evaluación de ideas y comportamientos.
Ejemplo:
Al asignar recursos en la planificación operativa anual en un municipio, desde la visión de las autoridades
la prioridad es la infraestructura urbana, mientras que para los representantes de las organizaciones de vecinos es la generación de empleo o ingresos económicos.

Problemas estructurales
Un conflicto puede tener causas estructurales como la distribución desigual e injusta del poder y de los recursos.
Las causas pueden ser estructurales o que van mas allá de la coyuntura en el tiempo y trascienden la voluntad de los individuos porque se expresan en los sistemas, procesos y estructuras.
Ejemplo:
La corrupción institucionalizada como conducta frecuente reforzada por vacíos de control o ausencia de políticas
públicas de lucha contra este flagelo que afecta a gran parte de la administración pública.

Incompatibilidad de intereses
Un conflicto puede tener como causa la incompatibilidad de intereses que puede incluir competencia real o percibida sobre intereses, tal como recursos.
Ejemplo:
El alcalde versus el concejo municipal, o los problemas entre los distintos actores
de la estructura pública relacionada a la administración de los recursos naturales.



Los conflictos pueden ser entendidos de dos maneras:

- Pueden ser tratados de forma negativa ignorándolo en un extremo, y amenazando o usando la fuerza sobre el otro.
- Pueden ser alternativamente abordados en forma positiva a través de la negociación, la solución del problema en forma conjunta y la construcción de consenso. 

Estas opciones pueden ayudar a construir y sostener relaciones bilaterales y multilaterales constructivas.

Es necesario analizar y manejar los conflictos,entendiendo este proceso como la transformación positiva o constructiva de los conflictos.

Todos hemos aprendido a dar respuestas a la confrontación, a las amenazas, al enojo y al trato injusto. Algunas de estas respuestas aprendidas son constructivas o positivas, pero otras pueden intensificar los conflictos y elevar el nivel de peligro porque son destructivas. La forma de manejar una confrontación se basa en gran medida en nuestras experiencias pasadas en el manejo de los conflictos y en nuestra confianza en  poder abordarlos.

a continuación se presentará la manera adecuada de cómo manejar los conflictos de una buena manera




MANEJO ADECUADO.


 La habilidad de manejar airosamente los conflictos 

1.- Aceptar la condición humana que  hace de la vida una cadena de conflictos: apreciarlos como forjadores del carácter, estímulos para el desarrollo, promotores de cambio y progreso. Enfrentar el conflicto más que evitarlo.

2.- Cultivar el gusto de vivir, trabajar, relacionarse, luchar y vencer las dificultades.

3.- No atribuir los conflictos a la mala voluntad de la gente: aceptar a las personas     con todo y sus ideas diferentes a las nuestras y no convertir los conflictos en cosas personales.

4.- Aprender a dialogar y para ello, cultivar la empatía: entender al otro antes de defenderse de él. Distinguir ente discusión y polémica, entendiendo que discusión denota el acto de sacudir una cosa para que aparezca tal cual, en tanto que polémica significa enemistad y batalla (del griego podemos).  Aceptar que quien dialoga toma    el riesgo de ser persuadido y cambiar sus ideas y/o conductas.
también a aprender a escuchar de una manera activa y preguntar para informarse bien sobre lo que piensa la otra persona

5.- Fomentar en sí mismo y en el equipo de trabajo la actitud mental y emotiva de “ganar - ganar” en vez de “ganar - perder”.

6.- Cambiar la disposición a la tolerancia con asertividad, porque ésta es firmeza, seguridad, fuerza constructiva y espina dorsal, que da solidez a cualquier negociación.

7.- Encauzar la agresividad evitando los dos extremos: reprimir y explotar.





8.- Como medida en muchos problemas se aplica el análisis de problemas: diagnosticar el problema tras formularse una serie de preguntas para definir cómo está uno viviendo la situación, cómo afecta reconocer la forma en que las propias actitudes contribuyen a crear o continuar el problema y aclarar los propios valores al respecto. Encontrar y ubicar todas las alternativas de acción - propias de la reacción al conflicto - con verdadero deseo de mejorar las cosas.  Decidir la alternativa más adecuada y una estrategia para implementarla.

9.- Desarrollar en sí mismo y en los miembros del equipo las habilidades de negociación: iniciar sin atacar, escuchar con empatía para llegar a un diagnóstico que integre aportaciones de todos, crear en los interlocutores actitudes de cooperación, enfatizar los valores comunes y ceder un poco para encontrar un punto intermedio.

10.- Llevar los asuntos a votación y cuando esté claro llegar a un acuerdo unánime.

11.- ser seguro con el problema y blando con la persona. centrarse en el problema y no en  la persona, no creándose conflictos con el individuo en sí.

12.- En casos especiales, recurrir a la mediación y arbitraje de personas respetadas por las partes en conflicto y saber ejercer resistencia pasiva, como: huelgas, boicots y firmeza sin brusquedad destructiva.

13.- Por último, practicar técnicas de relajación para serenarse y mantener el control de las propias emociones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada